Impacto publicitario, clave en consumo de alcohol en menores

borrachosadolescentesLas bebidas alcohólicas que más consumen los menores de edad son las que más publicidad tienen las revistas leídas por este grupo etario, según un equipo especialistas de Estados Unidos.

“Encontramos por lo menos 14 estudios sobre la exposición juvenil a la publicidad de bebidas alcohólicas y observamos que a mayor exposición, más posibilidad de que los menores comiencen a beber o, si ya lo hacen, que aumenten las cantidades”, dijo el autor principal del estudio, David Jernigan, director de un centro que aborda temas de la juventud de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Johns Hopkins University.

“Entonces, quisimos monitorizar la exposición juvenil a la publicidad porque es un factor de riesgo del consumo de alcohol en menores de edad”, agregó.

La población de entre 18 y 20 años es el grupo etario que más alcohol consume y con más trastornos asociados, según publica el equipo de Jernigan en Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

De acuerdo con los estándares de la industria, las publicidades de las bebidas alcohólicas sólo deberían aparecer en las revistas que tienen menos del 30 por ciento de sus lectores por debajo de los 21 años.

Sin embargo, aun cuando las revistas cumplan esa norma, hay muchos menores que pueden ver esas publicidades.

El equipo analizó las publicidades de 124 revistas nacionales publicadas durante el 2011 y los compararon con la cantidad de lectores de cada revista para determinar cuáles de esas publicidades serían las más vistas por la población de entre 18 y 20 años.

El equipo descubrió que las publicidades de las 25 marcas de bebidas alcohólicas más populares entre los bebedores menores de edad aparecían en las revistas que leía ese grupo. Los autores consideran poco probable que esa exposición sea accidental.

Para Jernigan, es importante que los padres sepan que sus hijos están expuestos a una gran cantidad de publicidad de bebidas alcohólicas y que ven publicidades distintas a las que ven los mayores.

Al mismo tiempo, esas publicidades no atraen a otros grupos etarios con la misma efectividad, de modo que los padres son menos propensos a verlas.

“A veces, decimos que esta publicidad aparece fuera del radar parental”, dijo Jernigan, quien agregó que los resultados demuestran que se puede orientar la publicidad para no alcanzar a los menores de edad.

“Es posible. Estas marcas deberían poder hacerlo”, concluyó.

FUENTE: The Journal of Studies on Alcohol and Drugs

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.