Alcoholismo y cirrosis hepática

CIRROSISLas bebidas alcohólicas independientemente de la cantidad o periodicidad de su consumo siempre constituyen un grave peligro…

Ingerir diariamente bebidas alcohólicas, aunque no el único peligro vinculado con el alcohol, es el factor de riesgo más importante para padecer de cirrosis hepática.

En esta enfermedad se produce una cicatrización o fibrosis generalizada del hígado y es la fase final e irreversible de esta enfermedad hepática como consecuencia de la ingestión de bebidas alcohólicas.

Se ha estimado hasta ahora como factor principal de la cirrosis el volumen total del alcohol consumido por una persona bebedora, pero actualmente se sugiere la frecuencia diaria de la ingestión de alcohol.

FUE COMPROBADO

Se realizó una investigación en el Instituto Nacional de Salud Pública de la Universidad del Sur de Dinamarca y publicado en la revista Journal of Hepatology.

Se obtuvieron datos de datos sobre casi 56,000 personas de 50 a 64 años de edad en Dinamarca. De ellos más de 300 fueron diagnosticados con cirrosis hepática en ambos sexos. Se les preguntó en relación a cuanto habían bebido entre los 20 y los 59 años de edad.

Quienes presentaron mayor riesgo fueron aquellos donde la ingestión de bebidas alcohólicas como cerveza, vino o alcohol destilado, se realizaba diariamente independientemente del sexo de cada persona.

Se encontró más arriesgado tomar a diario a beber cinco o seis días a la semana en la población general.

El consumo diario, independientemente de la cantidad total del alcohol ingerido, fue peor que los atracones no diarios de estas dañinas bebidas.

LAS CAUSAS

Aunque no se conoce en detalle cómo se induce la lesión hepática producida por el alcohol, se han hecho deducciones en relación al daño por él producido a nivel del hígado.

Se ha considerado como el consumo diario puede empeorar un daño previo en este órgano en personas predispuestas además de inhibir e interferir con la regeneración adecuada del hígado.

SIEMPRE ES UN PROBLEMA

La ingestión de bebidas alcohólicas siempre se convierte en un problema cuando perjudica a cualquier persona en su salud, su vida laboral, social, doméstica o en su estabilidad financiera.

Se vuelve temible cuando se percibe el irresistible deseo de ingerir bebidas alcohólicas a cualquier hora del día y se hace persistente el pensamiento de beber

DONDE ATACA

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el consumo de alcohol contribuye al desarrollo de 200 enfermedades y lesiones, incluidas las neoplasias, la infección por el VIH/sida y diversos trastornos mentales”.

Y se añade, “el alcohol tuvo que ver con más de 274 millones de años de vida sana perdidos (AVAD) en la Región de las Américas en 2012. De ellos 649.805 debido a la cirrosis hepática”.

Por eso, las bebidas alcohólicas independientemente de la cantidad o periodicidad de su consumo siempre constituyen un grave peligro.

Pero a pesar de ser un riesgo es muy posible de evitar cuando se conocen sus nefastas consecuencias.

Escrito por M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

  alberto.quirantes@infomed.sld.cu

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende

La Habana – Cuba

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.