Niños con problemas de conducta por el humo de segunda mano

FUMADORES-PASIVOSLa nicotina del humo del tabaco puede provocar cambios estructurales en el cerebro del feto

El humo de segunda mano es aspirado por los llamados fumadores pasivos. Proviene del ambiente y es el exhalado por los fumadores activos así como el emanado de los cigarrillos, el tabaco o la pipa encendidos.

Se conoce que en este tipo de humo pueden existir más de 50 sustancias vinculadas con efecto cancerígeno.

Cualquier cantidad de humo aspirado de manera pasiva es perjudicial para la salud y sobre todo debe evitarse en niños, embarazadas y personas de la tercera edad.

[important]

PROBLEMAS DE CONDUCTA

Con la aspiración del humo de segunda mano se provoca un riesgo más grave en la formación de la conducta de los niños, tanto en su etapa dentro del útero como después de haber nacido.

El mayor perjuicio lo recibieron los niños receptores del humo de segunda mano en ambas etapas de sus vidas.

Se realizó una investigación en más de cinco mil 200 estudiantes de la escuela primaria en Francia realizada por el Instituto Francés de Investigación sobre la Salud y Médica de París y publicada en la revista PLoS One

Quienes fueron expuestos al humo de segunda mano tanto en su etapa intrauterina como después de haber nacido y en edades tempranas, tuvieron el riesgo más elevado de presentar trastornos emocionales y de la conducta.

[/important]

LAS RAZONES

En investigaciones anteriores realizadas en animales pudo comprobarse como la nicotina del humo de segunda mano provocó un efecto neurotóxico en sus cerebros.

Con esta investigación se comprueba como durante un embarazo, la exposición a la nicotina del humo del tabaco puede provocar cambios estructurales en el cerebro del feto.

También durante los primeros meses de vida estas sustancias tóxicas provocan un desequilibrio proteico capaz de afectar a las neuronas.

SIN EXCUSAS PARA FUMAR LAS EMBARAZADAS Y LAS MADRES

Los fumadores pasivos están sometidos a un riesgo constante para su salud por razones no provocadas por ellos, sino por los fumadores de su entorno.

Esta investigación suma otro elemento a la lucha contra el tabaquismo. A las embarazadas les está prohibido fumar, así como aquellas personas también adictas al tabaco, en los alrededores de un niño recién nacido, entre otras causas, por los problemas de conducta posibles de generar por el humo del tabaco en estas inocentes criaturas.

  M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba    email: alberto.quirantes@infomed.sld.cu

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.