La utilidad médica de la marihuana analizada críticamente

SLa tóxica planta y sus compuestos no son los únicos fármacos útiles para tratar las dolencias donde se ha empleado con supuestos fines terapéuticos…

Un análisis sobre casi 80 estudios clínicos respecto al uso médico de la marihuana no demostró ninguna evidencia sólida sobre la utilidad de esta droga para su empleo contra determinadas enfermedades.

La Oficina Federal Suiza de Salud Pública asignó un equipo de investigación para llevar a cabo una revisión sistemática sobre la efectividad de los productos de marihuana en el mundo de la medicina.

En sus conclusiones, los autores consideran la posibilidad de determinada precipitación sobre su aprobación en los territorios donde ha sido autorizada de manera controlada para el alivio de determinadas manifestaciones clínicas, como los vómitos provocados por la quimioterapia en el tratamiento del cáncer, aumento del peso en los pacientes con VIH, los trastornos del sueño, la psicosis o la depresión, etc.

BALANCE CIENTÍFICO

Según aparece en el artículo publicado en la revista Journal of the American Medical Association, es necesario balancear los supuestos efectos médicos beneficiosos contra las indeseables manifestaciones secundarias tales como los mareos, resequedad bucal, náuseas, somnolencia y euforia.

Además, otros comunes efectos secundarios negativos contemplan alucinaciones, pérdida del equilibrio y confusión.

EL MÉTODO CIENTÍFICO

El estudio realizado valoraba, en el análisis de los resultados de las investigaciones realizadas al respecto, los efectos de la marihuana médica en si misma o de fármacos conteniendo compuestos hallados en la marihuana, de derivados de la planta o de productos sintéticos.

El Doctor Robert Wergin, presidente de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia de los Estados Unidos, dijo que “algunos productos de marihuana tienen tantos compuestos que es difícil decir si uno en particular funciona, ya sea solo o junto con otros compuestos. Necesitamos más estudios y clarificación para determinar qué productos son los factores contribuyentes principales a los resultados que se intentan alcanzar”.

OTRAS OPINIONES

El Doctor Deepak Cyril D’Souza y la Doctora Mohini Ranganathan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, escribieron al respecto que “si el objetivo es que la marihuana esté disponible con finalidades médicas, no está claro por qué el proceso de aprobación debe ser distinto del usado para otros fármacos. La evidencia para justificar el uso de la marihuana en varias afecciones médicas requerirá ensayos clínicos de una potencia adecuada, de doble ciego, aleatorizados y controlados mediante placebo contra sustancias activas para evaluar su eficacia y seguridad a corto y a largo plazo”.

Y eso hasta ahora no se ha hecho en ninguno de los ensayos clínicos analizados.

Y a continuación añadieron que “si la iniciativa de legalizar la marihuana médica es tan solo un paso velado hacia permitir el acceso a la marihuana recreativa, entonces la comunidad médica debe dejarse fuera del proceso, y en lugar de ello, la marihuana debe descriminalizarse”.

DUDAS RAZONABLES

La marihuana y sus compuestos no son los únicos fármacos capaces de utilizarse para tratar las dolencias donde se ha empleado esta tóxica planta con supuestos fines terapéuticos.

Si existen otros medicamentos sin tantos efectos secundarios, adicción incluida, empleados para lograr los mismos resultados, para nada resulta oportuno proponer la marihuana como si fuese el único remedio para las enfermedades donde ha sido aplicada.

Insistir en ello es un camino muy peligroso y arriesgado, con consecuencias impredecibles.

TOMADO DE: CUBAHORA

M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández

Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende

 La Habana, Cuba.

E. mail: alberto.quirantes@infomed.sld.cu

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.